Con el café nos henos topado

Y !boom¡ De la noche a la mañana el café, ese brebaje que médicos y profanos se apresuraban en adjudicarle propiedades nefastas para la salud, resulta que ahora es el elixir de la vida, una bebida que según un estudio resiente nos alarga la vida… Para un momento, lo que acabas de leer es información sesgada, incorrecta y hasta manipulada por parte de los medios de información. El estudio que ha relacionado el café con una reducción en la mortalidad es un estudio de observación en un grupo de la población y se ha observado, valga la redundancia, que el grupo de personas que tomaba más café tenía una vida más longeva, sesgando más datos como el socio económico. Pero para que lo entiendas mejor te dejo un vídeo de Mi Dieta Cojea dónde nos lo explica realmente bien.

La inexistente ‘etiqueta’ del tabaco

El tabaco sigue siendo a día de hoy el único producto de consumo humano que se escapa al ‘etiquetado’, es decir, a la etiqueta que le dice al consumidor cual es la composición del producto que va a consumir y otras informaciones. Nada se escapa de la correspondiente ‘etiqueta’; los alimentos deben llevar una lista de ingredientes, la ropa lleva etiquetas de composición, los aparatos eléctricos han de estar homologado, pero el tabaco no está sometido a ningún tipo de regulación. De manera inexplicable el tabaco escapa a toda normativa de etiquetado, salvo al que le obliga a avisar de que el tabaco puede matar. Gracias a las investigaciones de algunos gobiernos y a entidades gubernamentales, sabemos que el tabaco que venden las tabacaleras, los cigarros, contienen más de 4000 sustancias nocivas y al menos 40 de ellas cancerígenas para el ser humano.

Estos son algunos de sus aditivos:

Leer más “La inexistente ‘etiqueta’ del tabaco”

Una mala alimentación produce obesidad

By Christian Cable from Lancaster (Fast Food  Uploaded by Partyzan_XXI) [CC-BY-2.0 (http://creativecommons.org/licenses/by/2.0)], via Wikimedia Commons
By Christian Cable from Lancaster (Fast FoodUploaded by Partyzan_XXI) [CC-BY-2.0], via Wikimedia Commons

Anduve yo leyendo un periódico de tirada local palmesana y me topé con un artículo que llevaba por nombre el mismo que le he puesto a la entrada, y a continuación decía Los padres deben ser conscientes el tipo de comida que proporcionan a sus hijos. Lo siguiente ha sido esgrimir una sonrisa, pero no de alegría. El artículo era una entrevista a la médica especialista en Endocrinología, Nutrición y Metabolismo la Dra. Josefina Olivares. Dios me libre de criticar a esta buena mujer y a sus buenas intenciones informativas, que sin lugar a dudas son de lo más correctas. Aclarado esto, podemos proseguir.

La Dra. dice muy bien que existen medicamentos que ayudan a controlar el colesterol y tratamientos muy eficaces para la diabetes, pero que todo esto se puede paliar, corregir y lo más importante evitar con un alimentación correcta. Cómo bien nos cuenta, una mala alimentación rica en grasas saturadas es el principal precursor de sufrir enfermedades cardiovasculares y de obesidad en todos sus niveles. Como ya es sabido por todos y así nos lo recuerda la Dra., la dieta mediterránea seria el máximo exponente en una dieta rica y equilibrada.  Nos da cómo referencia un artículo al respecto publicado en una tirada de referencia británica como es New England Journal of Medecin.

Lo que no se dice no dice en este artículo y lo más evidente, es la dificultad que entraña el llevar una dieta mediterránea, es decir una dieta saludable. Y esto lo sabe a día de hoy más de la mitad de la población Española cuando se dirigen al mercado de turno para hacer la compra de la semana o del mes. El problema son los precios. Es imposible para la mayoría el poder desembolsar los precios abusivos que nos imponen. La única alternativa son los congelados y derivados (croquetas, san jacobos, patatas bravas, etc) que sí o sí se han de cocinar en freidoras llenas de aceites de dudosa procedencia (y en su mayoría de casos más que quemados por aprovechar al máximo su uso, incrementando toxinas), ya que los buenos, los de oliva, pues eso, precios prohibitivos.

Luego están los nuevos denominados Alimentos Preparados. Por dar un ejemplo, en esa gran cadena alimenticia de nombre MERCADONA (digo esta porque es a la que suelo ir), podemos encontrar en la sección de congelados unos bistec que no lo son, o por lo menos no en su totalidad, ya que si nos paramos a leer el etiquetado leeremos que de vacuno posee el 80% siendo el resto hasta llegar al 100% relleno de otros productos como almidones y féculas. Que digan lo que quieran, pero eso no ha de ser muy saludable, además de que eso, para mí, NO ES UN BISTEC.

Estoy seguro que la intención de la Dra., como ya dije, ha sido de lo más loable, pero no, no se puede tener una alimentación sana y equilibrada, sencillamente, porque no nos dejan y no les interesa, pero ese tema, en otra entrada.