Se empeñan en decir que habrá empleo

Cómo lo llaman; Luz al final del túnel. Ya se ven brotes verdes. Para nuestros gobernantes de turno la crisis financiera, bancaria, está llegando a su fin, y si uno se molesta en ver los balances de los bancos podrá dar buena fe de ello, todos han ganado, todos han tenido beneficios. Como nos gusta ser positivos o por lo menos así nos han educado, además se nos ha dicho que los políticos son los encargados de velar por nosotros, damos por asumido que este tipo de noticias es bueno, asumimos inocentemente que sí los bancos están con sus arcas llenas algo de ellas nos llegará a nosotros por medio del crédito, somos grandes soñadores. Leer más “Se empeñan en decir que habrá empleo”

Mis vecinos los choni y cani

He caído en la desgracia que supone tener unos nuevos vecinos de esos que pertenecen a ese nuevo fenómeno al que se le conoce por choni/cani. No puedo continuar sin dejar claro que no he tenido ningún interés en adentrarme en él, aún siendo conocedor de mi error por ello. Es necesario indagar en estos movimientos sociales por muy extravagantes que parezca a fin de comprender en qué sociedad vivimos. Tarea pendiente. Dejando ésto claro, lo que si empiezo a conocer de ellos es su peculiar manera de debatir cualquier los quehaceres cotidianos, sus costumbres hogareñas, su horarios… todo un estudio de campo que no he pedido pero que me lo tengo que tragar con papas.
Leer más “Mis vecinos los choni y cani

Matt Damon: Nuestro problema es la obediencia civil

El actor Matt Damon es otro más que se suma a los que se atreven denunciar el sin sentido de las jerarquías que gobiernan el mundo. Más exactamente lee el discurso “The Problem is Civil Obedience” de Howard Zinn del año 1970. Está en inglés y sin subtitulo, pero viene a decir que la Declaración de Independencia de USA habla de luchar y resistir ante una ocupación no autorizada, en referencia al Reino Unido, de la sumisión actual de la población; Nuestro problema es la obediencia civil, y de como los que luchan acaban en la cárcel mientras que políticos y empresarios que cometen grandes atrocidades se libran de ella. Finalia su intervención hablando de como otros países al igual que USA, tienen su declaración de independencia, pero estas en cambio, se violan sistemáticamente. Por supuesto todo el discurso de Matt se puede extrapolar a prácticamente a cualquier país.

Carta de un niño al director del diario El País

sobreLucas es un niño de 12 años que cursa Primero de la ESO en el instituto público de Alcalá de Henares (Madrid) y que está harto de ver cómo los demás niños de su instituto que cursan religión se benefician de actividades. Y así lo expresa en la carta que ha sido remitida al director del diario El PAís y al El Huffingtonpost. Lucas y sus compañeros (que firman la misiva) cursan Medidas de Atención Educativa (MAE), la alternativa a religión. Algunas de las afirmaciones que podemos leer dicen: “Los niños que van a religión hacen excursiones sin nosotros (…) y no sólo eso. Además ven películas, van a ordenadores, a jugar al paintball (guerra de bolas de pintura), piragüismo, al teatro, al cine…”.

Los alumnos de MAE no son ningunos ingenuos y reconocen que: “Es un soborno de la iglesia para que los niños se apunten a religión y elijan el catolicismo. Lo hacen para que se apunten y que la religión no se extinga del colegio“, entre otras muchas cuestiones también se preguntan: “¿Qué tiene que ver el paintball con la religión (no creo que disparen avemarías)? ¿Qué tiene que ver con el piragüismo? ¿La película 300 tiene más que ver con la Iglesia o con un acontecimiento histórico?

Leer más “Carta de un niño al director del diario El País”

El franquismo se niega a desaparecer

He de confesar que soy un ignorante al respecto, pero no me culpo por ello, y reconozco que poco a poco intento darle remedio; no es fácil. No lo hago porque no son pocos los encargados, y con gran poder; político, administrativo, judicial.., de velar por mi ignorancia y la de media España. Todo lo relacionado con el pasado –debe de ser un amargo y tortuoso pasado tanto para unos como para otros– de España es tema de conversación prohibido. Motivo de irritación para unos y de dolor para otros. Pero es intolerable que intenten borrar un pasado, una historia, por irritable que sea o por mucho daño que haga. Aquí me da que pensar; es obvio que los que se irritan son los que ‘ganaron’ y los doloridos, los que ‘perdieron’. Unos quieren callar las atrocidades que cometieron y los otros, olvidar. Pero los hay, y con toda la razón, que no quieren ni pueden olvidar la historia, lo acontecido y las barbaries cometidas en tiempos de la dictadura. Hijos de torturados y asesinados a sangre fría por defender sus derechos democráticos obtenidos con total legalidad; por defender la II República Española obtenida en las urnas.

La Guerra Civil Española

Leer más “El franquismo se niega a desaparecer”

Moncho Borrajo habla a la clase política española

Moncho Borrajo ya no ha aguantado más y mediante un vídeo subido a su perfil de Facebook ha lanzado un mensaje claro y directo a la clase política española. Un mensaje a los políticos españoles que bien podemos tomarlo como una reflexión para nosotros. Dice, y con toda razón entre otras verdades, estar harto de la clase política ya sea de muy izquierda o de muy de derechas, y bien cierto que ni unos ni otros se merecen el respeto de la ciudadanía; unos por déspotas y los otros por pasivos ineptos. También es acertado al decir que estos individuos, de no ser por los cargos políticos que ocupan, serían unos despojos en la sociedad sin utilidad alguna, si es que a lo qué hacen se le puede dar valor alguno.

En cuanto a las ideologías

He de reconocer que a día de hoy me sigue fascinando ver lo destructiva que puede llegar a ser una ideología en un individuo, y en especial la ceguera que causa en él; tan poderosa que es ciego de su ceguera. Del por qué ocurre, es decir, como es posible que individuos se dejen llevar por una ideología destructiva hacia él mismo, podemos encontrar un gran numero de posibles factores; pero y aunque es un conjunto de todas ellas (cada grano cuenta), la principal la encontramos en la educación en las aulas. Es el gran mal de la sociedad; en las aulas cada día que pasa se imparten más materias enfocadas al capitalismo, a las empresas, al dinero, en reprimenda, por ejemplo, del conocimiento histórico; si negamos de nuestro pasado nos será más difícil comprender nuestro presente, ni que decir de nuestro futuro, Filosofía, Humanidades y cualquier asignatura que nos obligue a desarrollar formas de pensamiento alternativos, que nos obligue constantemente a cuestionarnos lo establecido, quedan poco a poco en un segundo plano, relevadas por la omnipresente ‘Administración de Empresas‘. Esto en cuanto a niveles superiores de estudio, en la educación primaria se quiere implantar de nuevo la religión católica como asignatura troncal; máxima exponente del adoctrinamiento y pensamiento único.

El ámbito familiar es también un factor importante, pero secundario; si en la familia se procesa una ideología destructiva es debido a una mala educación en las aulas. En estos casos me gusta hacer esta comparación; ‘Es como el niño de 5 años que luce con alegría el uniforme del RCF Madrid, no sabe por qué lo lleva ni por qué ha de estar contento, pero lo lleva y siente alegría‘. Como explicaba al principio, encontramos más factores que podemos añadir, pero si atacamos a la raíz, estos se vuelven tan secundarios que no son necesarios comentarlos, ya que no afectarían.

Con respecto a las personas en cuanto a las ideologías, encuentro apropiado encajar a estas en tres categorías (Beneficiado, Beneficioso y Conocedor). En la primera es Beneficiado: en esta categoría entran todas aquellas personas que gracias a la ideología que predican sacan y obtienen beneficio; por lo tanto al individuo no le importará lo destructiva que pueda llegar a ser la ideología para el prójimo, ya que su forma de existencia e incluso su estatus social dependerá de ella. Este individuo es conocedor en todo momento de ello.

La segunda categoría es Beneficioso: aquí entran todos los individuos que por desconocimiento de los intereses de los Beneficiados, se dejan seducir por la ideología que ellos predican, la aceptan como suya y ven en ella su razón de existencia. Aquí entra en juego el factor más importante, es decir la educación en las aulas. Si bien es cierto que no podemos dejar de lado al ‘niño con el uniforme del RCF Madrid‘. Este grupo es de vital importancia para el grupo Beneficiados, ya que la existencia del primero depende de la existencia del segundo.

En la tercera categoría encontramos Conocedores: entran todos los individuos conocedores de la existencia de las dos primeras categorías. En esta categoría podríamos encajar también a los Beneficiados; por el mero hecho de ser conocedores de la segunda categoría. Pero en esta encajamos a los que no se benefician de la ideología, pero no se dejan seducir cómo lo hacen los Beneficiados, porque soben que el objetivo de final de la ideología es mantener el estatus establecido en beneficio de unos pocos, y en detrimento de muchos.

Mi intención ha sido dar mi particular punto de vista a una pregunta que tuve la ocasión de escuchar en una reunión informal de amigos: ¿Como es posible que el obrero que ve como día a día destruyen todo lo conseguido en derechos laborales, sociales, las conocidas como políticas del bienestar, siga apoyando al partido político que los destruye, siga creyendo que lo que hace el partido político es la única verdad, que siga creyendo que lo que hace el partido político es el único bien posible para el? Pero he de añadir que por lo general es mi visión en si de la ideología.

Por último he de añadir que siempre que me he topado con un conversación de esta índole, ha terminado de una forma un tanto indeseable; supongo que es debido al interés del Beneficiado y a la ceguera del Beneficioso.

 

Algo no va bien

Y lo digo con miedo; me atrevería a decir que más miedo por la incomprensión que me crea, por no comprender. Algo no va bien. No puede ir bien cuando las corrupciones han pasado ha ser un espectáculo cual Sálvame DeLuxe, en que unos se critican a otros pero nadie acaba asumiendo el mea culpa y pagando por su corruptela. Nos maravillamos al ver como la justicia se moviliza con todas sus armas; que si abogados con alegaciones, que si los jueces; que, curiosamente, cuando trabajan un poco más de lo que algunos esperan de ellos, son expulsados del sistema mediante artimañas varias. Pero al final, cuando ya nos han aburrido con tanta parafernalia, por arte de magia, por un tecnicismo, el corrupto delincuente se escapa de pagar por sus delitos. Pero no contento con eso, sigue su vida como si no hubiera pasado nada; en ocasiones el delincuente surge con más fuerza. Algo no va bien. No puede ir bien cuando en el poder tenemos a un grupo político heredero de la más terrible dictadura que ha sufrido el país. Un grupo político que ha incumplido todas y cada una de la promesas electoreras, y que para legitimar todas y cada una de las aberraciones que comete con cada Decreto Ley, hace alusión a las urnas, urnas que le dieron el poder por medio del engaño.

Algo no va bien. No puede ir bien cuando a la Iglesia Católica anualmente se le conceden de alrededor de 11.000 millones de euros, mientras que el CSIC agoniza y ha de cesar la mayoría de sus actividades y ven a sus científicos, brillantes, tener que emigrar a otros países, países que se beneficiaran de los resultados de las investigaciones de nuestros científicos. No puede ir bien cuando las leyes civiles que nos han de gobernar están dictadas por los mas altos cargos religiosos; recortando derechos civiles fundamentales que no perjudican a nadie mediante el miedo y la sin razón, como siempre ha acostumbrado la Iglesia Católica. No puede ir bien cuando a estas alturas de la civilización humana las creencias inverosímiles de la Iglesia sigan siendo totalmente normales y compartidas. Que ha día de hoy, después de no se ya cuantos años, sigan usando a Gibraltar como tapadera a las corrupciones, y lo que es más preocupante, que a día de hoy exista alguien que se enfurezca y se apasione por ello, olvidándose de que cada día es un poco más esclavo por culpa de la corrupción que salpica a sus gobernantes.

Algo no va bien. No puede ir bien cuando, y es una locura, que en un país monárquico como el nuestro, los políticos campen a sus anchas bañados en corrupción mientras nuestro Rey hace la vista gorda. Pero el colmo de lo absurdo es que incluso nuestra monarquía está, no salpicada por la corrupción, sino que posee más piscinas olímpicas que cualquier ciudad que en alguna ocasión haya albergado unos juegos; viva imagen de la corrupción. No puede ir bien cuando son los mismos políticos los que fomentan unas ideologías decadentes con la única finalidad de crear odio y violencia, para ser utilizadas como arma para enfrentar entre si a los ciudadanos. No puede ir bien cuando ante las aberraciones del gobierno, este, no encuentra rival alguno que le haga frente, y si lo encuentra, saca a relucir su flamante escuadrón ideológico, propagandístico, para desprestigiar al enemigo, como ocurriera con el movimiento 15M. Para transformar la realidad, al escuadrón ideológico se le ocurrió que lo mejor sería tacharlos de escoria humana, de indeseables para la sociedad, de ahí las denominaciones de ‘perroflauta’. Cuando la realidad es que en el movimiento 15M encontramos al sector cultural más avanzado del país, los cuales supieron, precisamente por eso, anticiparse a las aberraciones civiles que el Gobierno empezaba a acometer.

Algo no va bien…

 

Cuando sumamos ideología, ignorancia y envidia

Lo que aquí os voy a contar es sólo un ejemplo que lo podemos extrapolar. No es mi intención centrar la atención en la polémica absurda a la que nos lleva la conversación que tuve y que es motivo de esta entrada, sino en e por qué de la conversación y, más que nada, en lo que mi interlocutor dijo, o mejor dicho, por qué lo dijo. Estaba yo como de costumbre en el bar del gimnasio tomando mi café ritual. La conversación no podría ser otra ya que es la orden del día en nuestra comunidad; la huelga de profesores de Baleares. Cada uno iba dando su opinión, más o menos razonada, intentando argumentar lo dicho. Pero como era de esperar a medida que los actores profundizaban en las argumentaciones las palabras desaparecían, por momentos la tartamudez se aumentaba y acababan encogiendo los hombros y propinando cómplices miradas como el que busca una aprobación que de alguna forma le devuelva su paz interior, la paz que sus ideas y convicciones le da. En una de esas pausas que se producen entre actor y actor, uno de los allí presentes alzó la voz para así hacernos saber que tenía algo que añadir, de seguro importante debió pensar a tenor de su elevada voz. Intentaré ser lo más fidedigno, lo que me obliga a ejercitar mi memoria, pero es importante que así sea. Dijo –El otro día hablaba con mi vecina y decía que son unos sinvergüenzas. Que se han tirado tres meses de vacaciones, llegan, trabajan sólo dos horas y al días siguiente de huelga– todo ello dicho con rostro enojado, furioso, con sentimiento, con envidia. Voz en alto como creyendo que por gritar sus palabras fueran a cobrar razón y fuerza. Buscando apoyos dentro de ese exaltamiento. Aterrorizado intente mantener la calma y sobre todo medir mis palabras, ya que de sobra es sabido que los que pierden la razón tienden a usar la fuerza para recuperar lo perdido. Con la voz más suave y hablando lo más pausadamente le pregunte -¿Sabes que a los profesores se les descuentan de media unos 100 euros por cada día de huelga que hacen?- De repente en su rostro se pudo ver una mezcla de sorpresa, confusión, espanto, incredulidad. Pero no del que ve se se ha equivocado y comprende y acepta, sino del que ve como todo lo que hasta ese momento era lo correcto se desvanece y no lo acepta y no lo quiere comprender. Tras varias interrupciones y actuaciones vanas de los allí presentes, la siguiente, y obligada pregunta, fue -Y ¿sabes por qué los profesores están en huelga? He de admitir que me temía de antemano la respuesta. No es que cual pitonisa supiera cuales serian sus palabras, sino que estaba seguro que lo que diría tendría más a ver con ese inútil sentimiento ideológico, que he de dejar claro que para mi lo son todos, que con alguna razón meditada y estudiada. –Los profesores van a la huelga porque quieren que todo se de en catalán– aquella fue su contestación. Pero a diferencia de su anterior intervención, en la que nada le tendría que haber envidiado a los mejores locutores del mundo, sus palabras carecían de sentimiento alguno, sin vida, claro síntoma del que contesta a una pregunta porque cree que contestar, sea lo que sea, será mejor que asumir el desconocimiento, como si ello fuera motivo de burla, miedo. Me encontraba ante una de esas personas que odian lo desconocido por el simple echo de ser desconocido. Que odian porque alguien ha dicho que deben odiarlo y no se molestan en más, odian. Como buenamente pude intente explicar los motivos del por qué los profesores están en huelga, aunque de allí me fui con un sabor de boca amargo, como el que deja una mala copa de vino en la que uno a puesto expectativas. Quise decirle que el principal motivo por el cual los docentes están en huelga es para que nuestros hijos el día de mañana, tengan la suficiente capacidad de preguntase un simple ¿por qué? Para que sean capaces de no odiar a lo desconocido por el simple echo de que alguien les ha dicho que es malo. Para que no se parezcan a ti, pero a sabiendas de que mis palabras no las abría entendido, preferí callármelas.

La Comunidad Europea, ese gran gol

En su día se votó, y como de costumbre en todo lo que se vota por estos lares resulto elegido el sí, el sí a la CE, y lo mejor de todo es que los que votaron el sí seguramente no sabrían explicar que votaron, y si les pidiéramos que nos lo explicaran seguramente nos contarían multitud de ambigüedades sin sentido. En su día se nos dió, o se les dió a quienes podían votar un dossier de más de 300 páginas en el que se explicaba que sería la Comunidad Europea, un dossier que me cuesta creer que un mundano leyera y más aún entendiera; si yo hubiera podido votar seguramente me hubiera encontrado en la misma situación. Los que votaron sí lo votaron porque el político de turno se afano en ‘vendernos’ todos los beneficios de esa unión, y lo bueno es que no mintió ni un ápice, sólo que se les olvido decir que esos beneficios irían a parar al 1% de los ciudadanos, a los que manejan el dinero. A continuación puedes leer un extracto de lo que se voto, de lo que nadie dijo acerca de ese tocho de más de 300 páginas.

  • Consagraba el derecho a la propiedad privada por encima de los inalienables derechos humanos de los ciudadanos.
  • No existía obligación en el cumplimiento de los derechos sociales.
  • La salud, el derecho a la vivienda o el derecho a un salario justo ni se mencionaban.
  • Derechos como una “huelga europea” (que involucrase a varios países) ni se contemplaban.
  • Los servicios públicos pasaban a ser “servicios económicos de interés general” y podían ser privatizados libremente por el gobierno del país.
  • El medio ambiente no existía más que como una vaga referencia al desarrollo sostenible “supeditado a la competitividad”.
  • Permitía impunemente el cierre patronal, las deslocalizaciones y una obvia inmunidad para las multinacionales.
  • Se promovía la especulación económica con la imposibilidad de tasas a los capitales.
  • Se pretendía una política de déficit cero, que obviamente imposibilitaría las políticas sociales y el pleno empleo.
  • Se aceptaba obedecer a la OMC y un modelo energético insostenible y permisivo con las derivas monopilistas.
  • El Banco Central Europeo (BCE) seguía sin tener control político de ningún tipo. Ellos emitirían los euros, controlarían la tasa de interés, tendrían poderes ejecutivos, legislativos y la facultad de imponer sanciones, exentos de cualquiera control democrático.
  • Sólo el Parlamento, una de las 5 instituciones que forman la Unión Europea, se elegirá por sufragio universal directo. ¿democracia participativa?, ¿qué es eso?..
  • No era una constitución 100% laica.
  • Se fomentaba la xenofobia con categorías inferiores de ciudadanía cuyos derechos eran cercenados.

Y así un largo etcétera. Todo ello suponía una destrucción de las políticas sociales de las que empezábamos a disfrutar y de las que estamos viendo como se destruyen a día de hoy. Por cierto, has de saber que es su día países como Francia, Holanda o Irlanda votaron no a la CE. Ahora pagamos las consecuencias de; no molestarnos en informarnos correctamente de lo que votamos, de fiarnos a ciegas del político de turno que diciendo medias verdades nos engaña y de abstenernos de votar otorgando la victoria a un sí que a día de hoy nos exprime como a naranjas. Gracias queridos políticos, gracias por sumirnos en la desgracia. Gracias a ti también, que permites que políticos que dejaron tiempo atrás de serlo, nos conducen a la desgracia.

Visto en |psicorp|