Escribir un libro

Al salir de aquella librería de cierto renombre a la que acudí en busca de información tuve una sensación poco familiar. Antes de seguir supongo  que te estarás preguntando qué hago en una librería buscando información teniendo Internet. Entra en una y tal vez sientas lo mismo que sentí yo. Empece a mirar a mi alrededor, observando a todos los que andaban para arriba y para abajo tan lerdo como lo que acabo de escribir y me dije ¿qué es lo que nos permite escribir un libro? En esa librería había de todo y para todos; desde la filosofía mas profunda al libro de recetas culinarias más sencillo pasando por infantiles que ninguna dificultad le debería de entrañar aun adulto ligeramente formado. y sin embargo, a la vista de mis ojos en la calle, eran pocos los libros que esa librería vi.

¿Tan difícil es escribir un libro? Veréis, si me pongo a razonarlo simple y llanamente lo primero que me pasa por la cabeza es la evolución, y esto es claro que necesita de explicación. A menos que seas de los que creen en el creacionismo, con todos mis respetos hacía esa ideología, hablas escuchado algo sobre la teoría de la evolución; el más fuerte sobrevive la más común. En este caso uno llega a la conclusión obvia; según dicha teoría a día de hoy deberíamos de ser más inteligentes que, por ejemplo, 500 años atrás y por lo tanto el escribir un libro debería de ser tarea simple. Mi razonamiento llega a esa conclusión ya que si cada vez necesitamos menos nuestra fuerza bruta, por la trayectoria evolutiva que llevamos, tenemos más tiempo para desarrollar nuestro intelecto y sin embargo, parece que no es así. Esto conduce mis pensamientos hacía un lugar que nada tiene que ver con escribir un libro, un lugar mucho más complejo del que no hablaré aquí. Uno piensa que la educación escolar que recibimos es mucho mejor que antaño, que nos preparan más y mejor, pero a la vista está que la pregunta subyacente es ¿para qué nos preparan? porque para escribir un libro está patente que no.

Recuerdo, y sirva mi ejemplo personal a lo anterior expuesto, un trabajo que realicé en sexto de E.G.B., grande E.G.B., el cual consistía en realizar sobre una cartulina grande a modo de presentación un trabajo del cual no recuerdo el contenido aunque eso no es relevante. La cuestión es que mi presentación del trabajo consistía en la cartulina doblada de tal forma que a medida que la desplegabas podías y leyendo el contenido. Os aseguro que me costo horrores realizar los pliegues de forma que el contenido se viera con cada desdoble. A todas luces un trabajo creativo que tan sólo me sirvió para ganarme algo así como un desprecio por parte de mi tutora. Ella quería un simple tríptico como mucho. Ni siquiera se molesto en ver el contenido. Por supuesto tuve que repetirlo y por descontado use exactamente las mismas palabras e imágenes. Desde entonce mis trabajos se limitaron a un triste copia y pega ligeramente modificado. Han pasado 28 años y por suerte lo superé hace mucho tiempo.

Desde hace un tiempo estoy leyendo libros de principios del siglo 19 y no dejo de preguntarme cómo es posible, dónde vamos si en pleno siglo 21 escribir un libro sigue siendo cosa de algunos pocos privilegiados. Y sí, yo también me pregunto si sería capaz de escribir un libro y es algo que me gustaría. Quién sabe.

 

Autor: Patrick

Me gusta las buenas películas; que cada vez hay menos, el deporte; lo practico asiduamente, sobre todo los programas de Les Mills, y claro, escribir en mi blog.

Deja un comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s