De curas y confesiones

Es de obligado inicio… sabes qué, que no voy a empezar excusándome ya que no tengo porqué hacerlo lo que a continuación voy a contar nada de insultante tiene ni pretende. La religión católica de siempre me ha fascinado, no por ello quiero decir que me guste ni tan siquiera que la procese. Estoy bautizado y he realizado la primara comunión no porque quisiera yo de buen agrado sino por imposición familiar como le sucede a prácticamente toda la población. En cuanto al bautizo es obvio que nada podría haber hecho para impedirlo y en cuanto a la comunión, bueno, aquí me rondaba por la cabeza por qué diantres tenía que hacer yo semejante acto, por describirlo de alguna manera. Lo curioso y es algo que siempre me ha llamado la atención es por qué se me obligó a realizar la primera comunión si ese día, sin contar invitaciones de boda, bautizos y demás actos religiosos, es el único que mi familia ha vuelto a entrar en una iglesia, es decir, eso de ir a misa los domingos no tengo recuerdo de ello. Curioso.

La conclusión más acertada que ha pasado por mi cabeza es que se ha convertido en una suerte de costumbre social que nada tiene que ver con lo religioso cuya explicación la podemos encontrar en los años de la dictadura franquista. Intentaré explicarme de forma rápida y concisa por eso de no remover la mierda; durante la dictadura si no ibas a misa y cumplías con todos los actos cristianos te convertía en un rojo, y ser rojo durante la dictadura era igual a ser ejecutado en el paredón. De esto hay constancia que ocurrió hasta los años 50; fusilamientos a presos políticos. Por descontado que todo el mundo cumplía con sus obligaciones católicas y tanto que sí. En esa España o eras católico y cumplías, o eras rojo y eras asesinado. Aclarado esto podemos seguir.

Las confesiones. Otros de tantos misterios de la religión católica que siempre me ha fascinado y ha rondado por mi cabeza. ¿Qué lleva a una persona a contarle a otra todo lo malo que ha hecho? Para responder a esta pregunta, o para entender la pregunta, intentemos imaginar una época ya pasada, unos cuantos siglos atrás. Imaginate a un aldeano cualquiera acudiendo al confesionario de la iglesia de su pueblo y contándole al párroco de turno que ha defraudado al señor de las tierras con los tributos, no se, algo así como que ha tenido mejor cosecha, por poner un ejemplo, y ha pagado de menos y como buen cristiano tiene cargos de conciencia, por lo tanto confiesa. Yo me imagino al alguacil acudiendo al día siguiente a escarmentar al defraudador. En pocas palabras, me imagino y creo que los curas y las confesiones eran el equivalente a la NSA Norteamericana de hoy día, un servicio de espionaje al servicio del poderoso.

Por no mencionar la cantidad de chivatazos que deberían de recibir y acusaciones; la vecina “x” anda hablando mal del duque. Herejía, es una bruja, a ala hoguera con ella etcétera etcétera. O es que a nadie más le llama la atención que al aldeano lo confesara un cura y al señor un obispo. El pobre confesando al cura sus pequeñas tropelías para sobrevivir por las cual era castigado y el señor contándole sus perversiones al obispo para exculparse y poder seguir realizándolas…

Y muchas mas cuestiones pero que os las iré exponiendo más adelante. Por favor, comenta tus impresiones pero intenta ser respetuoso, gracias.

Autor: Patrick

Me gusta las buenas películas; que cada vez hay menos, el deporte; lo practico asiduamente, sobre todo los programas de Les Mills, y claro, escribir en mi blog.

Deja un comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s