De escraches, nazis y peperos

Creo que todos recordamos los escraches que ciudadanos desesperados realizaban a los miembros del Partido Popular principalmente motivados por los abusos de poder, imposiciones, medidas represivas y un sin fin de aberraciones. Sin duda que también recordaremos las reacciones de los políticos integrantes del PP, que se dedicaron a denominar a los que realizaban el escrache “nazis”, para el Partido Popular aquello era “puro nazismo”.

Como se puede observar la postura de Cospedal es clara y no lleva a error, para ella todos los que realizan escraches, sea por el motivo que sea, son nazis. Es decir, todo ciudadano que manifieste su desacuerdo con su partido y así se lo hagan saber de forma directa a sus integrantes, son nazis. Entonces quejarse es nazismo. Pues si nos tenemos que atener a esta definición resulta que los alcaldes peperos de Adalucía son nazis. Si, y no me invento nada, tan sólo hago acopio de las definiciones que el Partido Popular ha dado del escrache.

Por que recientemente un grupo formado por alcaldes andaluces del Partido Popular ha realizado un escrache en toda regla ha la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz. En él han intentado bloquear el paso del vehículo oficial en el que viajaba en dirección a los actos del aniversario del Museo Picasso en la ciudad, e incluso han golpeado el coche.

De esto podemos deducir lo siguiente: si eres un ciudadano normal y corriente y realizas un escrache, es decir, que le expresas tu descontento al político a pie de calle, eres un nazi, seras reprendido por la policía; ésta en el mejor de los casos tan sólo te fichara el Documento Nacional de Identidad y recibirás empujones varios, cundo no uno buenos palos en donde te pillen. Si por el contrario el escrache es realizado por integrantes, acaldes y/o políticos en general del Partido Popular, es un simple derecho a manifestar descontento, inocente y puro. No serás reprendido por autoridad competente alguna y además serás héroe de tus incondicionales seguidores. Por que según dice Francisco Oblaré, su acción y la de sus compañeros de partido es porque querían que Susana Díaz los escuchase. «Sólo buscábamos que la presidenta nos recibiese cinco minutos, pero no ha querido». ¡Anda! pero si es lo mismo que quiere la ciudadanía… que nos escuchen.

Enlace de interés Diario Sur.
 

Autor: Patrick

Me gusta las buenas películas; que cada vez hay menos, el deporte; lo practico asiduamente, sobre todo los programas de Les Mills, y claro, escribir en mi blog.

Deja un comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s