Cuando sumamos ideología, ignorancia y envidia

Lo que aquí os voy a contar es sólo un ejemplo que lo podemos extrapolar. No es mi intención centrar la atención en la polémica absurda a la que nos lleva la conversación que tuve y que es motivo de esta entrada, sino en e por qué de la conversación y, más que nada, en lo que mi interlocutor dijo, o mejor dicho, por qué lo dijo. Estaba yo como de costumbre en el bar del gimnasio tomando mi café ritual. La conversación no podría ser otra ya que es la orden del día en nuestra comunidad; la huelga de profesores de Baleares. Cada uno iba dando su opinión, más o menos razonada, intentando argumentar lo dicho. Pero como era de esperar a medida que los actores profundizaban en las argumentaciones las palabras desaparecían, por momentos la tartamudez se aumentaba y acababan encogiendo los hombros y propinando cómplices miradas como el que busca una aprobación que de alguna forma le devuelva su paz interior, la paz que sus ideas y convicciones le da. En una de esas pausas que se producen entre actor y actor, uno de los allí presentes alzó la voz para así hacernos saber que tenía algo que añadir, de seguro importante debió pensar a tenor de su elevada voz. Intentaré ser lo más fidedigno, lo que me obliga a ejercitar mi memoria, pero es importante que así sea. Dijo –El otro día hablaba con mi vecina y decía que son unos sinvergüenzas. Que se han tirado tres meses de vacaciones, llegan, trabajan sólo dos horas y al días siguiente de huelga– todo ello dicho con rostro enojado, furioso, con sentimiento, con envidia. Voz en alto como creyendo que por gritar sus palabras fueran a cobrar razón y fuerza. Buscando apoyos dentro de ese exaltamiento. Aterrorizado intente mantener la calma y sobre todo medir mis palabras, ya que de sobra es sabido que los que pierden la razón tienden a usar la fuerza para recuperar lo perdido. Con la voz más suave y hablando lo más pausadamente le pregunte -¿Sabes que a los profesores se les descuentan de media unos 100 euros por cada día de huelga que hacen?- De repente en su rostro se pudo ver una mezcla de sorpresa, confusión, espanto, incredulidad. Pero no del que ve se se ha equivocado y comprende y acepta, sino del que ve como todo lo que hasta ese momento era lo correcto se desvanece y no lo acepta y no lo quiere comprender. Tras varias interrupciones y actuaciones vanas de los allí presentes, la siguiente, y obligada pregunta, fue -Y ¿sabes por qué los profesores están en huelga? He de admitir que me temía de antemano la respuesta. No es que cual pitonisa supiera cuales serian sus palabras, sino que estaba seguro que lo que diría tendría más a ver con ese inútil sentimiento ideológico, que he de dejar claro que para mi lo son todos, que con alguna razón meditada y estudiada. –Los profesores van a la huelga porque quieren que todo se de en catalán– aquella fue su contestación. Pero a diferencia de su anterior intervención, en la que nada le tendría que haber envidiado a los mejores locutores del mundo, sus palabras carecían de sentimiento alguno, sin vida, claro síntoma del que contesta a una pregunta porque cree que contestar, sea lo que sea, será mejor que asumir el desconocimiento, como si ello fuera motivo de burla, miedo. Me encontraba ante una de esas personas que odian lo desconocido por el simple echo de ser desconocido. Que odian porque alguien ha dicho que deben odiarlo y no se molestan en más, odian. Como buenamente pude intente explicar los motivos del por qué los profesores están en huelga, aunque de allí me fui con un sabor de boca amargo, como el que deja una mala copa de vino en la que uno a puesto expectativas. Quise decirle que el principal motivo por el cual los docentes están en huelga es para que nuestros hijos el día de mañana, tengan la suficiente capacidad de preguntase un simple ¿por qué? Para que sean capaces de no odiar a lo desconocido por el simple echo de que alguien les ha dicho que es malo. Para que no se parezcan a ti, pero a sabiendas de que mis palabras no las abría entendido, preferí callármelas.

Autor: Patrick

Me gusta las buenas películas; que cada vez hay menos, el deporte; lo practico asiduamente, sobre todo los programas de Les Mills, y claro, escribir en mi blog.

Deja un comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s