¿Para que quiero ir al gimnasio? Reflexiones para el usuario

Para que quiero ir al gimnasio Reflexiones para el usuarioEs lo primero que deberíamos preguntarnos antes de nada ¿para que quiero ir al gimnasio? A esta pregunta le suceden muchas y variadas respuestas. Aunque en ocasiones frívolas, todas obedecen a una sola; por bienestar. Aunque para algunos la respuesta sea distinta; para adelgazar, para ganar fuerza, para sentirme mejor conmigo mismo… todas ellas obedecen a la primera, por bienestar. A todas todas. El deporte nos aporta bienestar en todas sus vertientes posibles. De los beneficios del deporte ya hablaremos otro día. Pues bien, si tenemos esto claro seremos capaces de ser más objetivos a la hora de juicio, que en estos temas en lo que se refiere a gimnasios siempre los hay.

Lo siguiente que se tiene que tener claro es que al gimnasio se va a ‘sufrir‘. Sí, lo has leído bien. vas a ‘sufrir‘. En cuanto a este aspecto tengo una noticia buena y una mala. La mala es que siempre sufrirás y la buena, que también la hay, es que te acostumbraras a ello. Es más, lo necesitaras ya que si eres persona constante acabaras enganchada cual droga más adictiva del mundo. Cada vez serás capaz de sufrir más y lo mejor de todo, querrás más. Para esto tengo una frase muy mía que me gusta decir; ‘Al gimnasio se viene a trabajar. Los milagros, a Lourdes‘. Olvídate de las campañas de los mega centros deportivos en o que todo son sonrisas y caras alegres, como en todo objetivo que nos marcamos en la vida, este no te lo va a regalar nadie, pero nadie, depende únicamente de ti y de tu esfuerzo.

Vamos avanzando poco a poco. Ahora viene algo en lo que como usuario primerizo te va a costar un poco y es algo más que vital, es nada más y nada menos que el saber identificar a un buen monitor y/o instructor de musculación y/o clases colectivas. Aquí tengo malas no, muy malas noticias. Empecemos con los monitores de sala de musculación. Aquí he de decirte que los hay que en su vida han cogido una mancuerna y lo que saben lo han aprendido de ir durante cuatro meses sólo los fines de semana a unas clases en donde explican muy bien las nuevas teorías metabólicas y bla bla bla, pero no explican como se coge una mancuerna y cual es el rango correcto de movimiento del ejercicio. No han experimentado lo que es tener a un entrenador personal con experiencia, no han sufrido o no les gusta. Por lo tanto no son ni serán capaces de que consigas tu objetivo, estas tirando tu dinero inútilmente.

Si con lo de los monitores de sala de musculación te has quedado un poco ‘frío’, con los de clases colectivas te vas a terminar de ‘congelar’. En esta materia los hay que no se sabe por donde cogerlos. Pero empecemos por explicar un poco que es esto de clase colectivas. Una clase colectiva es simplemente una actividad física dirigida por un instructor. Así de de fácil. Hay muchas y muy variadas, por un lado tenemos las famosas clase de Les Mills los BODY, como son BODYPUMP, BODYCOMBAT, BODYSTEP, BODYBALANCE, etc. También podemos encontrar una infinidad de clases de tonificación muscular con nombres distintos pero todas ellas enfocadas a lo mismo, clase de Step, Aeribic, de Zumba… Mucha variedad. Bueno, pues ahora recordar lo que os explique del monitor de musculación que sólo ha de estar pendiente de una sola persona y aplicarlo al instructor de clase colectivas que ha de estar pendiente de, en ocasiones, hasta 30 personas a la vez.

Aquí el objetivo del instructor es ademas de  que tu como usuario ‘sufras‘ para conseguir tus objetivos, conseguir y ser capaz de guiar, instruir, dirigir, corregir e inspirar a todas las personas que se encuentran en ese momento en la sala. Recuerda a lo que vas al gimnasio, recuerda que los milagros a Lourdes. Reconocerás a un buen instructor de clases colectivas del que no lo es por algo tan sencillo como que el buen instructor te corregirá en todo momento, ademas de animarte he inspirarte,  aunque eso de que nos corrijan no nos guste, de forma de que en el ejercicio que realices ‘sufrirás‘ más debido a que lo ejecutaras correctamente, en cambio el malo simplemente buscara tu aprobación, intentara ser lo más simpático posible, pegara gritos al cielo cual showman televisivo, nunca te corrigiera por lo de buscar tu aprobación. Con este lo único que conseguirás es perder el tiempo. Al igual que el de musculación el instructor de clases colectivas ha de poder transmitir ese sufrimiento y si no es capaz de sentirlo el, ¿que va a transmitir al usuario que tiene en frente? Ya te lo digo yo, nada.

Así son las cosas y así te las he contado. Como consejo final sácate eso de la cabeza de ‘ese da mucha caña‘, por que es ese precisamente el que realmente te interesa. Es ese el que hará que cumplas el objetivo que te has marcado y no el showman.

Autor: Patrick

Me gusta las buenas películas; que cada vez hay menos, el deporte; lo practico asiduamente, sobre todo los programas de Les Mills, y claro, escribir en mi blog.

Deja un comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s