Duos habet et bene pendentes

Prueba de la masculinidad del Papa Inocencio X al asumir su pontificado.
Prueba de la masculinidad del Papa Inocencio X al asumir su pontificado.

Duos habet et bene pendentes, o lo que traducido quiere decir ‘tiene dos y cuelgan bien’. Esto que acabáis de leer es el requerimiento final al que era sometido el futuro Papa antes de ser definitivamente proclamado. El Papa tenía que demostrar su masculinidad. Esta peculiar prueba final a la que era sometido se impuso tras el descubrimiento de una intrusión en el pontificado de una mujer que se hizo pasar por hombre, la Papisa Juana. que consiguió mantenerse en el pontificado durante dos largos años, hasta que en el trayecto que recorría la procesión desde San Pedro a San Juan de Letrán dio a luz un niño, eso si que es una doble vida y lo demás tonterías. ¿El nombre que adopto Juana en su pontificado? Benedicto III, aunque algunos dicen que fue Juan VIII. A mi me gusta pensar que fue Benedicto III, por lo de las identidades y esas cosas… 🙂

Tras este desagradable suceso para la iglesia católica, a los buenos de los cardenales se les ocurrió esta genital idea, a los futuros Papas se les tendría que verificar su sexo. El proceso simple y a la vez eficaz. El futuro susodicho se sentaba en una silla modificada al efecto, silla denominada  la sedia stercoraria, la cual disponía de un agujero estratégicamente situado por el que el Papa debía de dejar caer sus atributos, para que seguidamente un joven diácono (si era guapetón mejor que mejor) comprobara el buen estado de las gónadas Papales, mediante una inspección ocular. Aunque si nos basamos en la foto que ilustra la entrada. eso de visual queda descartado, que donde se ponga un buen magreo que se quite todo lo demás. Tras la correcta y supongo que más que generosa comprobación, el afortunado de tocar las gónadas Papales gritaba eso de Duos habet et bene pendentes, a lo que el resto de asistentes contestaban Deo Gratias (‘Gracias a Dios’)

Y es que no hay nada mejor que para empezar a tocar los huevos al personal es  que se los toquen antes a uno mismo. ¿Vendrá de ahí la expresión ‘no me toques lo huevos’?  Lo que si queda bien reflejado es que  a los mandamases de la iglesia les gusta que  sus atributos pecaminosos sean toqueteados  por jóvenes apuestos, ¡es una traición! Y para los que crean que todo esto es una leyenda como nos deja entrever la Wikipedia, la silla de la que podemos decir que es la precursora del glory hole, se encuentra en el Vaticano… Si es que está todo inventado 😉

Fuentes Wikipedia | Duos habet et bene pendentes |  | Papisa Juana | | Diácono |

Foto | Wikimedia Commons |

Autor: Patrick

Me gusta las buenas películas; que cada vez hay menos, el deporte; lo practico asiduamente, sobre todo los programas de Les Mills, y claro, escribir en mi blog.

Deja un comentario, gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s